Uno de los desafíos más importantes que afrontan los sistemas democráticos en la actualidad es el de asumir las consecuencias de la creciente pluralidad y fragmentación en la representación política de la ciudadanía.

Los electores votan cada vez en mayor medida de forma cambiante, imprevisible, a veces dejando la decisión para el último momento.

Ver artículo completo