Las encuestas se están convirtiendo en la actualidad en un instrumento de influencia y de poder político, y a medida que esto sucede pueden perder credibilidad. Los sondeos que se realizan han ido rebajando sus estándares de calidad, viéndose afectados también por las tendencias hacia el bajo coste que se han impuesto en otros ámbitos sociales. Esto provoca que cada vez sean menos fiables y que se utilicen de forma abierta por partidos políticos y medios de comunicación como herramientas de manipulación política para orientar el voto. Temas aborda este debate recabando las opiniones de destacados expertos sobre encuestas y sondeos electorales.

Ver artículo completo