¿Sabías que el 51,7 por ciento de los gallegos está siguiendo con poco o ningún interés las noticias y temas relacionados con las elecciones autonómicas de Galicia del 18 de febrero, mientras un 46,8 por ciento lo hace con mucho o bastante interés?

Es algo interesante para observar cómo los partidos que se presentan a las elecciones llegan a los votantes. Y también, cuando a más de tres semanas para que vayan a votar en Galicia, ya se ha dado el pistoletazo de salida al bombardeo de encuestas de todo tipo y condición que dan por segura la victoria del PP por mayoría absoluta.

Independientemente de las mediciones, estimaciones o profecías que dan las encuestas del consenso demoscópico, todos los partidos políticos, y especialmente el PP, tendrían que analizar con detenimiento la encuesta preelectoral que para las elecciones gallegas ha realizado el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

¿Por qué? Primero porque es la que se hace con mejores estándares científicos y además cuenta con una muestra de 11.011 entrevistas. Número que por sí solo supera a todas las encuestas que se han hecho y se van a hacer durante la campaña.

Segundo, porque más allá de que el titular para los medios de comunicación sea que el Partido Popular podría perder la mayoría absoluta en Galicia, hay elementos de más calado que todos los partidos que se presentan a estos comicios pueden analizar para adaptar sus estrategias electorales al objetivo de ganar las elecciones y gobernar.

Para los que estén cegados por la prepotencia que recuerden lo que pasó en las elecciones generales. Y para los partidos que pretender conseguir el cambio de gobierno, va a depender de la campaña que hagan y especialmente los últimos días.

En un escenario de fragmentación electoral, donde una ligera variación en los porcentajes de voto puede hacer que se gobierno o no, algunos elementos que deberían tener en cuenta los distintos partidos políticos que se presentan a las elecciones son:

  • Se retrasa la decisión de voto. El 29,8 por ciento de los gallegos van a decidir a qué partido o coalición van a votar la última semana de campaña. Y de estos, un 4,5 por ciento durante la jornada de reflexión, la víspera de las elecciones. Y un 5,1 por ciento lo decide el mismo día de las elecciones.

Por voto a partidos, lo deciden la jornada de reflexión el 3,7 por ciento de los que votaron al PP en las pasadas elecciones autonómicas en Galicia; el 3,4 por ciento de los que votaron al BNG; y el 3,3 por ciento de los que votaron al PSdeG-PSOE. Y el mismo día de las elecciones, el 4,6 por ciento de los que votaron al PP; el 2,5 por ciento de los que votaron al BNG; y el 4,3 por ciento de los que votaron al PSdeG-PSOE.

  • Baja la fidelidad de voto a un partido. En las elecciones al Parlamento de Galicia, un 49 por ciento de las personas vota por un partido u otro, o no vota, según lo que más le convenza en ese momento. Un 24,2 por ciento vota siempre por el mismo partido. Y un 23,7 por ciento por lo general suele votar por el mismo partido.

Por voto a partidos, señalan que votan a un partido u otro, o no votan según les convenza en ese momento un 41,4 por ciento de los que votaron al PP hace cuatro años; un 49,2 por ciento de los que votaron al BNG; y un 43,3 por ciento de los que votaron al PSdeG-PSOE.

En cuanto a votar siempre al mismo partido, el PP lleva cierta ventaja, porque lo afirma el 34 por ciento de los que votaron al PP; el 18,6 por ciento de los que votaron al BNG; y el 28,8 por ciento de los que votaron al PSdeG-PSOE. Y señalan que suelen votar al mismo partido un 23,5 por ciento de los que votaron al PP hace cuatro años; un 31,2 por ciento de los que votaron al BNG; y un 27 por ciento de los que votaron al PSdeG-PSOE.

  • Preminencia del partido sobre el candidato a la hora de votar. Un 52,5 por ciento de los gallegos dan más importancia a la hora de votar al partido político. Un 35,5 por ciento a los candidatos. Un 6,8 por ciento a ambos. Y un 1,7 por ciento al programa electoral.

Por voto a partido, dan más importancia al partido el 43 por ciento de los que votaron al PP hace cuatro años; el 64,7 por ciento de los que votaron al BNG; y el 57,1 por ciento de los que votaron al PSdeG-PSOE. Por otra parte, dan más importancia al candidato, el 43,8 por ciento de los votantes del PP de hace cuatro años; el 26,1 de los votantes del BNG; y el 33,1 por ciento de los que votaron al PSdeG-PSOE.

Si relacionamos lo anterior con que Ana Pontón, la candidata del BNG es la líder más valorada con un 5,77 de media, y cuales son los porcentajes de cada candidato en cuanto a preferencia de los votantes para ser presidente de la Xunta, se encuentran algunas pistas.

  • ¿Campaña en plano nacional o gallego? Una constante en las elecciones gallegas es que el PP ha diseñado las campañas para revalidar el gobierno de la Xunta centrando la temática en Galicia y poniendo en un plano secundario la política nacional. En estas elecciones, parece que está cambiando de estrategia y habrá que ver los resultados.

De momento, un 46,1 por ciento de los gallegos califica como mala o muy mala la gestión realizada por el PP en la Xunta de Galicia en los últimos cuatro años. Y el 69,9 por ciento a la hora de votar en las próximas elecciones autonómicas en Galia dan más importancia a los temas propios de Galicia. Mientras un 20,3 por ciento a los temas generales de España.

Por voto a partido, el 60,1 por ciento de los votantes del PP hace cuatro años consideran que para ellos a la hora de votar son más importantes los temas propios de Galicia; el 90,9 por ciento de los votantes del BNG; y el 69,9 por ciento de los votantes de PSdeG-PSOE.

Y cuando se pregunta en Galicia, a quien prefieren de presidente del gobierno de España en estos momentos, el 36,9 por ciento prefiere a Alberto Núñez Feijóo; un 30 por ciento a Pedro Sánchez; un 11,8 por ciento a Yolanda Díaz; y un 2,8 por ciento a Santiago Abascal. 

  • ¿Puede incidir en el voto la situación económica en Galicia? Cada cual que saque sus propias conclusiones:
    • Un 43,5 por ciento de los gallegos cree que la situación económica actual en Galicia es “muy buena o buena”. Pero, un 39,9 por ciento asegura que es “mala o muy mala” y un 14,2% dice que regular.
    • Comparada la situación económica con la de hace cuatro años, un 50 por ciento señala que está igual; un 32,2 por ciento que es peor o mucho peor; y un 16 por ciento afirma que es mejor o mucho mejor.
    • Los problemas principales que los gallegos identifican que existen en Galicia son el paro (13,8%), junto a la sanidad (10,3%), la crisis económica, los problemas de índole económico (8,2%) y el gobierno de la Xunta de Galicia (5,5%).

Hay más cuestiones, como por ejemplo lo decisivo del voto de la emigración para saber quién va a gobernar, que tendrán que resolver los comités electorales de cada una de las formaciones políticas que se presentan, y que serán muy interesantes de analizar a posteriori.

Por ahora, hay partido.