Los sucesos esperpénticos que han tenido lugar en Washington con el intento de Golpe de Estado de Donald Trump han sido la explicitación pública de un fenómeno que venía incubándose en muchas sociedades avanzadas. Se trata de un fenómeno de barbarización de las derechasque pone en peligro el futuro no solo de los sistemas políticos democráticos, sino de las posibilidades de progreso de sociedades que habían venido caminando en una dirección de civilización, avances y democracia política. Lo ocurrido forma parte de tendencias erosivas que amenazan con abrir un ciclo político similar al que se produjo en la segunda mitad de los años veinte y durante los años treinta del siglo pasado, con ese terrible colofón destructivo que fue la Segunda Guerra Mundial, y su secuela de destrucción, barbarie y desprecio a la libertad y la dignidad de las personas humanas. Un período en el que se dieron hechos tan repugnantes como los campos de concentración y exterminio, los bombardeos masivos a ciudades en las que solo residía población civil, las violaciones sistemáticas en masa… Todo lo cual ocurrió con un desprecio absoluto a las posibilidades de progreso y de avance económico, social y moral.

Ver artículo completo en pdf