La radio, como medio de comunicación, continúa acompañando a los españoles en su día a día, a pesar de los grandes cambios tecnológicos de los últimos años. Concretamente, el 61,3 por ciento de los españoles suele escuchar habitualmente una emisora de radio, frente a un 38,6 por ciento que afirma que no, según el estudio sobre audiencias de medios de comunicación social, realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

La radio nos acompaña y nos informa. Pero también evoluciona tanto en su formato, confianza y difusión. Según el estudio sobre audiencias de medios de comunicación social, realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) se pueden destacar las siguientes cuestiones:

  • La radio ha perdido audiencia a la hora de informar frente a otros medios de comunicación. Así, en la actualidad, ocupa el cuarto lugar dentro de los medios de comunicación a través de los cuales se suelen informar de las noticas los españoles. Ahora, un 43,5 por ciento de los españoles utilizan la radio para informarse. Un porcentaje importante, pero menor que la televisión, con un 69,6 por ciento; la prensa en formato impreso o digital, con un 55,1 por ciento; y las redes sociales, con un 44,1 por ciento.
  • Número uno en la confianza en sus noticias. La cuarta posición en cuanto a donde se informan los españoles contrasta con el grado de confianza que tienen los ciudadanos sobre las noticias que dan habitualmente los medios de comunicación. En este sentido, la radio es el medio de comunicación que genera más confianza. Concretamente, un 55,5 por ciento de la población afirma tener mucha o bastante confianza en las noticias que dan, frente a un 53,2 por ciento de confianza en la prensa; un 41,2 por ciento en las cadenas de televisión; y un 15 por ciento en las redes sociales. O en sentido contrario, tienen poco o ninguna confianza en las noticias que da la radio un 28,4 por ciento de la gente, frente al 35,7 por ciento de la prensa; el 50,5 por ciento de la televisión; y el 71 por ciento de las redes sociales.
  • La Cadena Ser es la radio principal en España. Un 17,2 por ciento de las personas señalan a la Cadena Ser como su radio principal. Un 11 por ciento, la Cadena Cope. Un 7,3 por ciento, Onda Cero. Un 3,7 por ciento, RNE. Un 2,5 por ciento, RAC 1. Un 1,9 por ciento Es Radio. Un 1,4 por ciento, Catalunya Radio. Y un 0,7 por ciento, RNE-Radio 5-Todo noticias.
  • La mayoría de los oyentes escucha la misma emisora de radio todos los días. Ante la pregunta de que con que frecuencia suelen escuchar su emisora de radio principal, casi seis de cada diez la escucha todos o casi todos los días (un 56,5 por ciento). Cuatro o cinco días por semana, un 19,8 por ciento: Dos o tres veces por semana, un 13,9 por ciento. Y de vez en cuando, un 9,2 por ciento.
  • El 89,8 por ciento tiene mucha o bastante confianza en las noticias que emite la emisora de radio que escucha. Aparece así lo que se puede denominarse cadenas refugio, donde te informas en virtud de la ideología no de la propia noticia.
  • Los programas de tertulias donde se comentan las noticias de actualidad y especialmente las políticas tiene un amplio seguimiento. Un 21,5 por ciento de los oyentes afirma que las escucha habitualmente y un 37,8 por ciento siempre que puede.

A lo anterior, hay que añadirle que los oyentes dan credibilidad a las reflexiones de los tertulianos que intervienen en ellas, cuando es un formato más dado a los eslóganes que a la reflexión profunda sobre cualquier tema, por la duración de los programas donde se tratan muy diversos temas, y por el propio tiempo que dan a cada uno de los tertulianos para que exprese sus opiniones.

  • El desequilibrio ideológico en las líneas editoriales o los intereses de los propietarios de los medios de comunicación se mantiene también en la radio. Así, cuando se pregunta por la ubicación ideológica de las emisoras de radio, donde 1 es “lo más a la izquierda” y 10 “lo más a la derecha”, los españoles sitúan ideológicamente a la izquierda a La Cadena Ser, con un 3,97. A RNE, con un 4,61. Y a la derecha, a Onda Cero, con un 6,14; Es Radio, con un 6,63; y la Cadena Cope con un 7,9.

De nuevo se constata que en las últimas décadas se ha pasado de un nivel de pluralismo amplio en la radio que se correspondía bastante con el nivel de pluralismo de la sociedad, a una situación donde los grandes conglomerados de medios de comunicación priman de antemano sus intereses y su poder. Como señala Todorov en su libro Los enemigos íntimos de la democracia: “en la actualidad podemos -si tenemos dinero- comprarnos una cadena de televisión, o cinco, o diez, y emisoras de radio, y periódicos, y hacer que digan lo que queremos para que los consumidores, lectores, oyentes y espectadores piensen lo que queremos”.

Esto genera desequilibrios democráticos, porque la concentración de los medios y su propiedad en pocas manos provocan un sesgo ideológico muy acentuado hacia las posiciones conservadoras del espectro político. La consecuencia más evidente es que en sociedades democráticas avanzadas existen una parte importante de la realidad social que es borrada, silenciada de los canales de información o es sesgada y manipulada de manera constante y consciente.

Hay que hacer efectivo en la vida diaria de los españoles el derecho a la información veraz, por cualquier medio de difusión, como dice el artículo 20 de la Constitución. Y en ese camino, la potenciación de medios de comunicación públicos, no gubernamentales, es determinante.