Tras la irrupción de la actual pandemia por la Covid-19 y la respuesta dada desde nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS), la sociedad española se está preguntando si realmente tenemos un sistema excelente y si la reconocida calificación de su calidad, su eficiencia y su accesibilidad eran realmente ciertas.

Y la respuesta, sin duda, es sí. Ningún sistema de salud en el mundo podía estar preparado y planificado para hacer frente a una pandemia como esta. Los sistemas de salud No organizan sus dispositivos ni sus recursos en base a una eventual pandemia, por mucho que siempre se puede pensar que habrían afrontado mejor los desafíos quienes hubieran tenido reservas estratégicas de material de protección, productos sanitarios y equipamientos para UCI, o quienes tuvieran un sistema de salud pública y vigilancia epidemiológica perfecto.

Ver artículo completo en pdf