Lo mejor que se puede decir de una película es que entretiene, mantiene al espectador en suspense, intrigado y en tensión hasta el final de su proyección. Y esto es lo que ocurre con «Ahora me ves». Durante sus ciento quince minutos nos coloca en alerta, vigilantes para no perder detalle alguno.

Combina elementos de las tradicionales cintas de magia con la de los ladrones justicieros al más típico estilo de las andanzas de Robín Hood.

Todos sus personajes son interesantes y la historia nos conduce con suavidad, pero a un ritmo trepidante, por los entresijos de los trucos de magia, probablemente, mejor ejecutados hasta ahora en el cine.

Cuatro personas, muy diferentes entre sí y con distintas habilidades en el campo de la magia y la prestidigitación, son unidas por «El Ojo de Horus» una especie de orden secreta de magos proveniente del antiguo Egipto. La cual, pone a prueba a los magos más importantes de su tiempo antes de dejarles formar parte de la misma. Actuaciones que les sitúan a nuestros protagonistas en conflicto con la policía y los intereses de un ex mago con espacio televisivo que se gana la vida revelando ante su audiencia los trucos de sus antiguos compañeros. Papel magníficamente interpretado por Morgan Freeman. Sin duda, un punto fuerte del largometraje es su magnífico y variado reparto. Mark Ruffalo da vida a un agente del FBI, con rasgos algo más que interesantes, algo que también se podría decir de Michael Caine, en su papel de mecenas avaricioso. Jesse Eisenberg, Woody Harrelson, Isla Fisher y Dave Franco encarnan a los prestidigitadores con gran solvencia. Además, el elenco se completa con otros conocidos nombres, como el de Mélanie Laurent.

Su carácter comercial es evidente y queda plasmado en las trampas de su guion, que incorpora trucos y giros muy pocos novedosos. De hecho, su director es Louis Leterrier, quien se formó al lado de Luc Besson y que luego dio el salto a Hollywood con “El increíble Hulk” y “Furia de titanes” únicamente se ha dedicado a ese tipo de cine, pero nadie puede negarle su gran profesionalidad como lo constata las buenas recaudaciones que ha logrado en todas ellas.