Así, dentro de la incertidumbre que nos inyectan amedrentándonos de continuo, aparece fuera de toda lógica comercial, especulativa o publicista, ‘La Revista Áurea’, una revista de poesía neta, no sujeta más que a criterios de calidad poética. Surge del empeño de su editor y director Miguel Losada, él mismo poeta, escritor e impulsor de las noches poéticas en ‘La Cacharrería’ del Ateneo de Madrid. Desde el primer número ofrecen sorpresas, así fue con el inédito de Jorge Guillén; en su segundo número otro inédito de Rafael Alberti y en este tercero al que hacemos referencia, un soneto inédito de Juan Ramírez de Lucas, leído en el acto de presentación de la revista por Manuel Francisco Reina, autor de ‘Los amores oscuros’ que recrea la relación, secreta hasta hace unos meses, de García Lorca con Ramírez de Lucas.

Asimismo la revista recoge poemas de autores como Francisca Aguirre, Premio Nacional de Poesía 2011, los galardonados Rafael Cadenas o Gracia Iglesias, con otros inéditos como Lucía Fraga, una combinación que va a ser constante en ‘Áurea’, según su director. Otro apartado recoge traducciones de poetas poco conocidos en nuestro país: Cai Tianxin, traducido por Pilar González España; un espléndido poeta brasileño, Mario Quintana, no traducido en España y que ahora lo hace la mano de Beatriz Hernanz y un poeta en boga en Francia, Christian Bobin, traducido por el propio Losada. Un tercer apartado dentro de la revista recoge poesía de otros países u otras lenguas. En el número dos fueron cinco poetas en lengua gallega y en este tercer número un compendio de poesía argentina con autores como Edgardo Dobry, Andrés Neuman o Sebastián Fiorilli. Con una periodicidad semestral (Verano/invierno, en librerías especializadas), nos ofrece la oportunidad de inquietar nuestro lenguaje y liberar la razón con un sugerente panorama de encadenamientos poéticos.