El espectáculo que algunos grupos parlamentarios han dado en la sesión de constitución del Congreso, incluyendo una versión moderna de “quien fue a Sevilla perdió su silla”, protagonizada por un diputado de Vox y otro de Ciudadanos, tiene que hacernos reflexionar como sociedad que la polarización, la tensión y la crispación no son el camino adecuado para garantizar la convivencia y el bienestar en España.

Frente a esas imágenes, prefiero destacar y felicitarme como español por otras tres cuestiones. La primera, la iniciativa que tuvo el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, cuando tras el anuncio del presidente chileno, Sebastián Piñera, de suspender la celebración de la Cumbre Mundial del Clima (COP25) en Chile por los disturbios que vive el país, le trasladó su solidaridad y “la disposición de España a colaborar en todo lo que se requiera incluido, en su caso, acoger la Cumbre del Clima en Madrid».

Este ofrecimiento, dio al mundo la verdadera imagen de una España comprometida a nivel internacional con el resto de países y por supuesto con el medio ambiente.

La segunda cuestión, más logística, tiene que ver con la preparación y el desarrollo de la Cumbre Mundial del Clima (COP 25) en Madrid en escasamente tres semanas. Un reto logístico que de nuevo, España y especialmente Madrid, han superado con éxito.

La tercera cuestión, es la demanda por cada vez más amplios sectores de la sociedad española, de un compromiso claro y efectivo por parte de los gobiernos y de las empresas para luchar contra el cambio climático. En este sentido, hay que recordar que solo un 3 por ciento de los españoles niegan que exista el cambio climático, y un 15 por ciento cree que el impacto del cambio climático todavía no se nota, según el Real Instituto Elcano.

Esta demanda ciudadana de actuación, va a cambiar mucho la sociedad española, y lo va a hacer más rápidamente porque está acompañada por un gobierno socialista que está plenamente convencido de esta necesidad.

Todo ello, frente a los tristes recuerdos negacionistas de Rajoy y su primo, antaño, y ahora del actual alcalde de Madrid, entre otros. Y cuando la mayoría de los científicos, el 97 por ciento según el Banco Mundial, creen que hay evidencias sólidas del cambio climático causado por los seres humanos, aunque no existe un acuerdo total sobre su importancia o su impacto en el futuro.

Aun así, o se actúa ya, o el cambio climático podría llevar a la pobreza a 100 millones de personas en 2030. Y para el año 2050, 143 millones de habitantes de tres regiones en desarrollo se convertirán en migrantes climáticos, buscando lugares más viables y menos vulnerables para vivir.

Pero no hay que hablar solo de futuro, porque las consecuencias se están notando ya:

  • El impacto de los desastres naturales extremos equivale a la pérdida de 520.000 millones de dólares en consumo anual, y cada año empuja a unos 26 millones de personas a la pobreza.
  • La contaminación atmosférica es responsable de más de 7 millones de muertes prematuras cada año. Los costes directos para la salud podrían llegar a 4.000 millones de dólares al año para 2030.
  • Actualmente el nivel del mar se encuentra casi 10 centímetros por encima de su extensión en 1993, según la NASA. Y esta subida, es causada principalmente por dos factores relacionados con el calentamiento global: el agua procedente de la fusión de las capas de hielo y los glaciares y la expansión del agua del mar a medida que se calienta.

¿Y España qué? Pues, España se encuentra entre los 25 países del mundo con más emisiones de CO2 procedentes de combustibles fósiles. Concretamente, nuestro país ocupa el lugar 24, con 268 millones de toneladas de CO2 en 2018, según Global Carbón Proyect

En España, las emisiones de las centrales térmicas del carbón se relacionaron con 1.529 muertes prematuras entre los años de 2015 y 2016, según un informe presentado por el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA).

Y España es uno de los países que más afectados se verán por el cambio climático.

Estamos en el tiempo de descuento, pero como algunas veces ocurre en el futbol, es en ese momento cuando se toman las decisiones acertadas que lo cambian todo. España ya ha dicho que irá más lejos y más rápido. España ya ha dicho que «va a incrementar el ritmo de reducción de emisiones» a través de «un pacto verde coherente con los objetivos previstos por la Unión Europea.

Entre todos se hará, pese a los negacionistas. Pero, hay que dar herramientas a los ciudadanos para que realicen los cambios necesarios en su día a día.