La crisis del coronavirus ha supuesto el mayor shock que han conocido las sociedades desde hace mucho tiempo. Hace años que el común de los mortales no había sentido tanta preocupación ni se había encontrado ante una sensación de riesgo similar, ni había sido tan consciente de nuestras vulnerabilidades sociales y personales.

Ver artículo completo en pdf