Ildefonso Falcones, Grijalbo, 2019

Ildefonso Falcones es sobradamente conocido por ser el autor de best seller de gran éxito y reconocimiento internacional como La Catedral del mar, Los herederos de la tierra, La reina descalza o La mano de Fátima, con los que ha vendido más de diez millones de ejemplares en todo el mundo.

En esta ocasión nos adentra en la Barcelona del año 1901, una fecha en la que esta bella ciudad vivía una gran agitación social. Las desigualdades eran de tal magnitud, que mientras los más desfavorecidos sobrevivían en la mayor de las indignidades, los privilegiados nadaban en la abundancia y lujo más ostentoso.

Dalmau Sala, hijo de un anarquista asesinado, es un joven artista, de gran talento, que trabaja en el taller de cerámica de Manuel Bello, un hombre rico, de férreas creencias católicas, que lo traspone desde su vida humilde, con su madre, Josefa, y novia Enma, a un ambiente de riqueza y de creación artística, en una ciudad que, en esos años, se convirtió en un símbolo del Modernismo.

Su nueva vida, alejada de su madre y de su novia, defensoras de la causa obrera y de los derechos de los trabajadores, le llevará a convertirse en un desecho humano. Pero cuando toca fondo, retoma el camino de vuelta como hombre y como artista, y se reinstala en lo esencial de su vida: sus valores, el amor perdido de su hermosa novia, mujer luchadora y valiente donde las haya y, particularmente, en sus pinceles de pintor con los que capta, con su extraordinario talento y sensibilidad, el alma de las personas y niños (trinxeraires) más miserables que deambulaban en una ciudad que se rebelaba ante tanta injusticia e inequidad.

La trama es emocionante, rápida y visual. Estoy segura no les dejará indiferentes, les trasladará a aquellos años convulsos, con el telón de fondo de los diversos estilos arquitectónicos que se confrontaban tras la austeridad del siglo XIX, de la mano de figuras como Gaudi o Domènech y de artistas como Arnau, Juyol, Serra, Bru, Rigalt… que hicieron de los nuevos edificios obras de arte para la posteridad.

Este relato histórico transcurre entre un presente, colmado de colores negros y grises, y un futuro de colores luminosos, de la mano de personajes bien definidos que, ante las más duras adversidades e infamias, no cejan en su lucha por alcanzar un mundo mejor, a pesar del abuso de poder de los que se creen dueños y señores de vidas e ilusiones ajenas y se manejan con la mayor de las crueldades, sin valorar las vueltas y más vueltas en las que nos vemos inmiscuidos.