La pandemia Covid-19 está teniendo efectos devastadores sobre la salud y las vidas de las personas en todo el mundo, con gravísimas consecuencias para la economía y el trabajo. Se ha agudizado la crisis que arrastraba el capitalismo financiero a la vez que se han puesto en evidencia las consecuencias de las políticas neoliberales. Durante la crisis financiera internacional, a los países de la Unión Europea más golpeados se les impusieron recortes en la protección social y en los servicios públicos, junto con contrarreformas laborales y de pensiones. Lo que incrementó la caída de la demanda y en consecuencia la destrucción de empleo. Recordemos que en España el desempleo superó los seis millones de personas en 2013.

Ver artículo completo en pdf