Antes de responder a esta pregunta, a lo mejor le interesa saber que al 49,9 por ciento de los votantes de Vox les gustaría vivir en una sociedad en la que la gran mayoría de la gente tenga el mismo origen, cultura y religión, y a un 43,3 por ciento en una sociedad con personas de diferente origen, cultura y religión.


Resalto estos datos porque las derechas han decidido derribar al gobierno como sea, y van a buscar o inventar problemas donde no los hay con el objetivo de crear una falsa alarma social en una España que, según ellos, se vende, se rompe, se liquida o se invade.

Están empezando a dinamitar la convivencia en la vida cotidiana de los españoles con el fin de llegar al gobierno de la nación, cuando hace escasamente seis meses, los ciudadanos dieron la espalda, y dijeron que no, a un gobierno entre PP y Vox.

Lamentablemente, les da igual. Y en ese crear problemas donde no los hay, no tienen límites. Un ejemplo, que va a ir “in crescendo”, lo encontramos en octubre del año pasado, cuando Vox presentó una proposición no de ley donde proponía discriminar a los inmigrantes originarios de países de cultura musulmana.

Concretamente pedía “suspender los expedientes de adquisición de la nacionalidad española, las autorizaciones de estancia y residencia y prohibir la entrada en España de inmigrantes procedentes de países de cultura islámica, en tanto no se pueda asegurar su correcta y pacífica integración en nuestro territorio”.

Que lo que plantea Vox es algo inconstitucional y contrario a los pactos internacionales sobre derechos humanos suscritos por España, lo saben hasta los propios de Vox, ya que el artículo 16 de la Constitución que tanto dicen defender señala textualmente que “se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias”.

La pregunta que surge entonces es: ¿por qué lo hacen? Pues simplemente porque quieren que su discurso xenófobo y contrario a los derechos humanos, vaya calando en España. A la vez que mantienen muy activos y radicalizados a sus votantes y simpatizantes utilizando sistemáticamente unas redes sociales donde lanzan bulos y noticias falsas relacionadas con esta cuestión.

Ante este panorama, es oportuno preguntarse lo que piensa la sociedad española y analizar que responde la gente a una pregunta tan básica y trascendental con: Si pudiera elegir, ¿en qué tipo de sociedad le gustaría vivir?, realizada recientemente por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en su encuesta “Percepciones sobre la igualdad entre hombres y mujeres y estereotipos de género, en noviembre de 2023.

Los resultados de la pregunta muestran que a una mayoría de la población le gustaría vivir en una sociedad con personas de diferente origen, cultura y religión. Concretamente, al 64,5 por ciento. Aunque se observa una diferencia de 11 puntos porcentuales entre hombres y mujeres. Ya que un 58,8 por ciento de los hombres afirma que le gustaría vivir en una sociedad con personas de diferente origen, cultura y religión, frente a un 69,8 por ciento de las mujeres.

En sentido contrario, se puede afirmar que en España es minoritario el porcentaje de población que indica que le gustaría vivir en una sociedad en la que la gran mayoría de la gente tenga el mismo origen, cultura y religión. Concretamente un 27,4 por ciento. Y de nuevo, se observa una importante diferencia entre hombres y mujeres. En este caso, de 9,3 puntos porcentuales. Mientras un 22,9 por ciento de las mujeres suscribe que le gustaría vivir en una sociedad en la que la gran mayoría de la gente tenga el mismo origen, cultura y religión, el porcentaje de los hombres con esa opinión llega al 32,2 por ciento.Por edades, y refiriéndonos a los datos totales, las personas entre 16 y 34 años son las que presentan porcentajes mayores de entre los que les gustaría vivir en una sociedad con personas de diferentes orígenes, culturas y religión. Concretamente, al 82.7 por ciento de los que tienen entre 16 y 24 años, y al 79,1 por ciento de los que tienen 25 a 34 años.

Por estudios, las personas con estudios de secundaria 2ª etapa, con un 74,3 por ciento; a las que tienen estudios superiores, un 74 por ciento; y a las que tienen estudios de F.P, con un 70,5 por ciento, son los que presentan porcentajes mayores a que les gustaría vivir en una sociedad con personas de diferentes orígenes, culturas y religión.

Estamos dentro de una tormenta de odio, crispación y polarización, que no hace más que crecer por la estrategia de crispación de las derechas. No será fácil, pero hay que evitar que la mecha del odio prenda en nuestras vidas y en una sociedad tolerante como la nuestra. Afortunadamente todavía estamos a tiempo, aunque éste se va acabando.