“Las chicas de la 6ª planta” podemos definirla como una amable comedia. Impregnada de excesivos tópicos de lo español que, sin dejar de ser ciertos, desdibujan el verdadero sentido de la historia.

El francés Philippe Le Guay, su realizador, proyecta a lo largo de toda la cinta rasgos de un conservadurismo ideológico excesivo y en ocasiones simplista. Eso sí, logra una puesta en escena eficaz y una ambientación excelente.

María (Natalia Verbeke), Carmen (Lola Dueñas), Concepción (Carmen Maura), Berta Ojea (Dolores), Nuria Solé (Teresa) y Concha Galán (Pilar) son las protagonistas de esta película, que retrata a aquellas mujeres emigradas a la fuerza, en busca de un salario a cambio de su duro trabajo como criadas en el servicio doméstico de familias burguesas francesas durante el periodo franquista. Un elenco espléndido de actrices que engrandece el resultado final de la película.

En el cine ya se dieron antecedentes de esta aventura en busca de una oportunidad para vivir. El más significativo, fue el que nos ofreció desde la óptica de los albores de la Transición, Roberto Bodegas en 1971 con “Españolas en París”.

Le Guay muestra esta historia con simpatía, incluso con afecto, sin renunciar a describir tristes episodios de la penuria y oprobios que sufrieron nuestras compatriotas. Pero también destaca con ternura la capacidad de estas mujeres para sentirse satisfechas y felices aun en la precariedad. Pone en valor lo sencillo, lo esencial, la solidaridad y la fraternidad sin distinción de nacionalidades.

No puedo dejar de apuntar, la similitud que evidencio en general y de una forma particular en lo relativo al amor, entre aquellas mujeres y las que hoy se ocupan del servicio doméstico en nuestro país. Lo único que cambia es la nacionalidad de las mismas e incluso el color de sus pieles. Las épocas son distintas, los contextos socioeconómicos también, pero las relaciones entre personas no se diferencian apenas. La condición humana persevera en el tiempo en su grandeza como en sus miserias, imperturbable e inexorable con quienes son sus protagonistas en cada momento.