¿Qué información es fiable y dónde la podemos encontrar?

En las situaciones de crisis sanitarias es especialmente importante tener buena información y no prestar atención a noticias de fuentes no fiables y alarmistas. Para ello es esencial saber de qué fuentes fiarse y cómo acceder a ellas.

El primer sitio de referencia para informamos sobre el COVID-19 es la página web del Ministerio de Sanidad . Es unánime el elogio al Ministerio de Sanidad por el rigor científico, la transparencia y continua actualización con la que está haciendo frente a esta crisis.

En la página web del Ministerio de Sanidad se puede ver un excelente grupo de documentos e Información para ciudadanos, que incluye  Preguntas y respuestas sobre COVID-19, Infografía sobre COVID-19, Recomendaciones sanitarias y medidas preventivas para viajeros que se dirijan a las zonas afectadas, Recomendaciones para las personas que llegan a España procedentes de áreas de riesgo y Tarjetas y carteles informativos. Esta información se completa con otro conjunto de documentos de Documentación técnica para profesionales, que está también siendo permanentemente actualizada.

Entre las fuentes de referencia internacional para información fiable sobre COVID-19 están: la  página web de la OMS (Ginebra) sobre la enfermedad COVID-19 (en inglés); la Oficina Panamericana de la Salud (en español), el ECDC-Centro de Control de Enfermedades de la UE (inglés) y el CDC de los EEUU-medios de comunicación (en español).

¿Qué no debemos hacer en relación con la información sobre el Coronavirus?

Jamás debemos fiarnos de informaciones relacionada con la COVID-19 que no provengan de una fuente de las citadas arriba o de un medio de comunicación que las reproduzca correctamente.

Una nueva enfermedad infecciosa, que se extiende rápidamente por el mundo como ha hecho COVID-19, es motivo de preocupación y alarma. Por otro lado, los coronavirus y las enfermedades que causan, sus síntomas y su evolución, son temas científico-médicos complejos. Ante esta realidad los medios de comunicación no siempre ofrecen información contrastada y bien interpretada, y las redes sociales tienden a amplificar los detalles más alarmistas, sin mencionar la invasión de noticias falsas (fakes) y pseudocientíficas.

¿Qué es el nuevo coronavirus?

El término “coronavirus” hace referencia a un virus bautizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como SARS-CoV-2, causante de una enfermedad aparecida en 2019 que se ha llamado COVID-19 (Coronavirus Disease o enfermedad por coronavirus). El nombre “SARS” hace referencia a otro virus de la misma familia, causante de un brote de Síndrome Respiratorio Agudo Severo en el año 2002-03, muy parecido al actual.

Los coronavirus son una amplia familia de virus respiratorios responsables de enfermedades como el resfriado común y de otras más graves, como el mencionado SARS o el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés)

¿De dónde viene este nuevo virus? ¿Por qué no lo conocíamos antes?

Los virus son organismos que mutan y cambian con mucha frecuencia. Así, un virus que antes solo infectaba a animales, muta, y gana capacidad de infectar también al ser humano y transmitirse entre nosotros. Los coronavirus que hemos descubierto estos últimos veinte años tienen este origen. El virus de la gripe muta cada año y en eso es diferente de otros virus como el sarampión o la varicela, que cambian mucho menos.

¿Cómo se transmite el SARS-CoV-2? ¿Es muy contagioso?

Su transmisión tiene lugar de persona infectada a persona sana mediante gotas respiratorias que emitimos cuando tosemos, estornudamos, hablamos muy cerca de alguien o nos tocamos la zona de la boca o nariz. Estas gotas no flotan en el aire, sino que alcanzan una distancia máxima de 1-2 metros o quedan depositadas en nuestras manos, en superficies, en objetos, desde donde alguien puede llevar consigo estas partículas y verse infectado si estas acceden a su sistema respiratorio.

En cuanto a su capacidad de infectar, sabemos que es alta, parecida a la de la gripe. Este potencial lo medimos mediante lo que se llama “número reproductivo básico” o “R0”, que nos dice a cuantas personas de media infectará cada persona afectada por el SARS-CoV-2. Un R0 de 1 significa que, por cada persona con la enfermedad, otra persona se verá contagiada. El objetivo de las medidas de salud pública es reducir este número por debajo de 1 para que pare la transmisión.

¿Cuáles son estas medidas individuales para evitar y reducir la transmisión de este virus y el de la gripe?

Las medidas individuales debemos tomar cada uno de nosotros son de gran importancia en estas situaciones y parten de dos pilares: protegernos a nosotros y a los demás con medidas de higiene básica y estar bien informados.

Las medidas higiénicas básicas son: (1) lavado de manos frecuente (con agua y jabón al menos durante 20 segundos, o con una solución hidroalcohólica); (2) evitar el contacto cercano (a menos de metro y medio) con personas con síntomas respiratorios (tos, estornudos, por ejemplo); (3) cubrirnos la boca y nariz con el codo o con pañuelos desechables al toser o estornudar, desechándolos adecuadamente y realizando después un lavado de manos; (4) en la medida de lo posible, permanecer en casa o no acercarnos a menos de metro y medio de otras personas si padecemos una infección respiratoria.

Las mascarillas sirven sobre todo para proteger a los demás, evitando la diseminación de gotas respiratorias cuando padecemos cualquier tipo de infección respiratoria (resfriado común y gripe, sobre todo).

Es muy importante estar bien informados y seguir las indicaciones que las autoridades sanitarias sobre qué hacer si notamos algún tipo de síntomas de resfriado común o gripe, que son similares del COVID-19.

Si empezamos a desarrollar una infección respiratoria, ¿qué debemos hacer, cómo saber si nos hemos podido contagiar de SARS-CoV-2?

En caso de presentar síntomas respiratorios debemos asumir, en primer lugar, que podemos padecer un resfriado común o una gripe estacional y extremar las medidas higiénicas básicas. Pensaremos en una infección por SARS-CoV-2 tan solo si hemos tenido contacto estrecho con otra persona que ha sido diagnosticada, o si hemos viajado recientemente a alguna de las regiones en las que sí hay libre circulación del virus, y que pueden consultarse en la web del Ministerio de Sanidad.

¿Qué está sucediendo en Italia? ¿Puede pasar algo similar en España?

Italia está viviendo en estos momentos un brote de SARS-CoV-2 en algunas regiones del norte del país (Lombardía, Véneto, Emilia-Romaña y Piamonte). Las autoridades italianas ya están tomando las medidas oportunas para frenar la transmisión del virus al resto del país y la UE, pero dada la estrecha relación entre España e Italia y la cantidad de viajeros, es de esperar que en los próximos días veamos aumentar aquí el número de personas con sospecha de infección por coronavirus. Dado que la situación cambia a muy con rapidez, se hace especialmente importante seguir las indicaciones y atender a la información oficial que las autoridades de ambos países emitan.

Los Centros de Prevención y Control de Enfermedades Europeos (ECDC) sitúan en estos momentos el riesgo de transmisión en Europa bajo, pero con riesgo medio o alto de que aparezcan otras situaciones similares a la actual de Italia. España ya está tomando las medidas necesarias para evitar que esto suceda.

¿Es seguro viajar a Italia o a otras zonas afectadas?

Las personas mayores o con enfermedades tienen un riesgo adicional, por lo que deben pensárselo mucho antes de estos viajes. No es necesario cancelar o evitar viajar a ninguna de las zonas afectadas, aunque solo debe hacerse si es imprescindible, y en este caso es muy recomendable extremar las medidas básicas de higiene y protección indicadas arriba (evitar contacto estrecho con personas enfermas y lavado de manos, fundamentalmente). El Ministerio de Sanidad ofrece recomendaciones actualizadas sobre las medidas de precaución a tomar de forma específica en caso de viaje.

¿Qué riesgo tenemos en España?

El 25 de febrero el Ministerio de Sanidad estimaba como alta la probabilidad de que personas infectadas por el SERS-CoV-2 puedan llegar a España, aunque en la situación actual “el riesgo global para la salud pública en nuestro país se considera moderado” . Según el Centro Europeo de Control de Enfermedades es medio-alto el riesgo de que en otros países europeos se den brotes similares al de Italia, pero España tiene mecanismos, medios y protocolos para hacer frente a una situación de este tipo. En España todos los casos están relacionados con personas que estuvieron en contacto cercano con pacientes diagnosticados en otros países y que posteriormente viajaron y desarrollaron los síntomas en España. No se ha detectado ningún contagio relacionado con estas personas ni hay razón para pensar que le virus circule libremente en España.

No tiene justificación alguna, no necesario ni recomendable almacenar alimentos, medicinas u otros suministros como mascarillas. No hay ninguna razón para no hacer una vida completamente normal.

 

* Javier del Águila es Médico Residente de Med Preventiva y Salud Pública y José-Manuel Freire es Prof. Emérito de la Escuela Nacional de Sanidad